Privatización en Bomberos, bondad o maldad.

TEBMOR formación en emergencias:
24 de julio de 2014.


El 21 de julio de 2014 se desarrolló en Santiago de Compostela una mesa redonda de debate sobre los Servicios de Bomberos en Galicia, con la presencia de grupos políticos, periodistas y por supuesto, bomberos.

Uno de los puntos que se trató fue la privatización de Servicios de Bomberos, tema sobre el que realicé una breve exposición con mis humildes ideas, basadas fundamentalmente en el sentido común.

Ver el vídeo de la exposición.

Cuando pienso en la privatización de un servicio esencial como es Bomberos, Educación, Sanidad, etc, siempre me planteo cuestiones acerca de la moral de este hecho, sobre la bondad o la maldad que supone lucrarse con un servicio esencial en el que hay vidas de personas encima de la mesa.

Los Bomberos no producimos un bien tangible y cuantificable con el cual lucrarse y obtener un beneficio económico. Bomberos somos una inversión pública con la que se consigue limitar, minimizar o eliminar una serie de daños en una situación de emergencia.

El fin último y fundamental de cualquier empresa privada, su razón de ser, es el beneficio económico. A diferencia de la administración pública, que tiene como fin el servicio al ciudadano. Partiendo de esta base, si comparamos un servicio de bomberos público con uno privatizado, ambos de igual dimensión, es obvio que el servicio público será más económico que el privatizado, al no contar en su presupuesto con la importante y lógica ganancia económica que obtendrá la empresa. Un tema también a analizar sería la especialidad y experiencia que las empresas que gestionan servicios de bomberos tienen en el sector.

La forma en la que las empresas privadas consiguen ser competitivas económicamente con respecto a la administración pública, es mediante carencias y recortes en condiciones laborales y en la propia prestación del servicio, carencias y recortes que pasan a engrosar su apartado de ganancias.

Estas carencias van referidas a nóminas, horas de trabajo/descanso, equipos de protección individual, vehículos, materiales, etc, que al final redundan en la propia prestación del servicio e inclinan la balanza claramente del lado del Servicio de Bomberos Público.

Al intentar apoyar mis razonamientos con legislación, encuentro que simplemente con la Constitución Española es suficiente. Nuestra Carta Magna contiene cuatro artículos que lamentablemente hay que recordar.

El artículo 14 nos habla de igualdad y de no discriminación por razón de nacimiento o cualquier otra circunstancia personal o social.
Independientemente de nuestro lugar de residencia, todos los ciudadanos tenemos el derecho de una igual prestación del servicio de bomberos, homogeneidad que no existe en nuestro país.

El artículo 15 dice que los poderes públicos han de garantizar el derecho a la vida y a la integridad física, y el artículo 17 especifica acerca de la garantía del derecho a la seguridad.
Para garantizar estos derechos hay que contar con unos adecuados servicios de emergencia, policía, sanitarios y bomberos.

Recalco, estos son derechos fundamentales establecidos en la Constitución, que los poderes públicos han de garantizar.

El artículo 103 habla de la objetividad y eficiencia con la que la administración pública servirá a los intereses generales.
Se servirá a los intereses generales del conjunto de los ciudadanos, en ningún caso a intereses particulares. Y con criterios de objetividad y eficacia, no se habla de eficiencia ya que no se puede escatimar en determinados servicios esenciales. Claro está que los presupuestos habrán de ser racionales y sin derroches, pero nunca escatimando en seguridad.

Nuestros "gestores públicos" al privatizar servicios esenciales como el de bomberos, no sólo incumplen estos preceptos, también demuestran una clara incapacidad de gestión e incompetencia para realizar las tareas por las que han sido democráticamente elegidos.

Por último, es importante recordar algunas de las funciones que realizan los Bomberos, como son invadir zonas privadas, accediendo a viviendas, forzando puertas y ventanas, en base a una emergencia que hay que resolver en el interior, nunca para desahucios.

También limitan el derecho a la libre circulación del ciudadano, mediante el corte de vías y carreteras, para protegerlo de un determinado riesgo.

Realizan requisas de bienes privados, necesarios para solucionar la situación de emergencia en la que estén interviniendo.

Todas estas acciones requieren que el Bombero sea Agente de la Autoridad en el ejercicio de sus funciones, como es en muchos Cuerpos de Bomberos españoles, y para ello se ha de ser un servidor público.

Por todo ello, BOMBEROS PÚBLICOS Y PROFESIONALES.


Vídeo Privatización en Bomberos, bondad o maldad.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.