La Tragedia del Madrid Arena 2012.

TEBMOR formación en emergencias:

4 de noviembre del 2012.

El pasado día 1 de Noviembre, del 2012, se celebró en el Pabellón de Deportes "Madrid Arena" una macro-fiesta para celebrar Halloween, evento en el que sucedió una macabra tragedia debido a un agolpamiento humano, con el resultado de cuatro chicas fallecidas y heridos de diversa consideración, una de ellas de estado muy grave.

En dicho evento, a pesar de que parece que no hubo ninguna situación de riesgo excepcional que provocara el fatal agolpamiento, se produjeron una sucesión de hechos que dieron como resultado final la tragedia. Esta pudo ser mucho más grave en caso de haberse producido, por ejemplo, un incendio, o en el caso de que se hubiera intentado realizar una evacuación total a raíz del suceso, cosa que afortunadamente y de forma correcta no se hizo, la fiesta continuó hasta pasadas las 6 am y muchos de los presentes se enteraron de la tragedia al finalizar el evento.

Para entender qué pasó en el Madrid Arena, entre las 3 y las 3:30 am, momento en el que el DJ. Steve Aoki, artista estelar de la velada, empezaba su espectáculo, vamos a analizar este gráfico de el periódico "El País".


Como podemos observar el Pabellón se divide en tres plantas, siendo la planta 0 donde estaba ubicado el escenario y la pista, en una de cuyas salidas se produjo la tragedia. El aforo máximo del Pabellón es de 10.620 personas, pero a su vez cada planta tiene un aforo máximo específico, siendo de 3.680 el de la planta 0.

En torno a las 3 am, un gran flujo de gente intentaba salir de la pista, a la vez que otro gran flujo, en sentido contrario, intentaba acceder a ella desde el exterior del pabellón, a lo que se suman otros dos flujos de gente que descendían desde la planta 1 a la 0, en dirección a la pista. Es de suponer que estos flujos de gente en sentido contrario provocaron un atasco de la circulación normal, y a continuación se empezaron a producir caídas que provocaron el embotellamiento mortal.

Según los testigos, era tal el volumen de gente, que no se tenía control sobre el movimiento, por lo que, arrastrados por la marea humana, iban tropezando y cayendo unos encima de otros. Se vivieron gran cantidad de situaciones de pánico, la presión era tan grande que costaba mucho retirar a los caídos que estaban en primera línea y a medida que se iba consiguiendo iban cayendo las personas que se encontraban más atrás. En este proceso, que duró entre 15 y 40 minutos, tres chicas inicialmente y una cuarta a los dos días, fallecieron a causa de una parada cardio-respiratoria, producto del aplastamiento.

De todo esto, unido al punto exacto donde se produjo el accidente, podemos deducir que, probablemente, el suceso fue motivado por la falta de control que había en el pabellón en cuanto a los flujos de circulación de gente, ya que una instalación deportiva de estas características está diseñada para absorber un gran flujo de entrada o de salida, pero no de ambos a la vez.

Esta falta de control puede relacionarse con:
- El aforo, fundamentalmente en planta 0, que si bien no produjo el desbordamiento de las vías de evacuación (en ese caso el atasco se hubiera producido justo antes de la salida de emergencia, en la propia pista), si produjo flujos de gente en sentido contrario.
- El Personal de Autoprotección en el evento que, suponiendo que estuvieran debidamente organizados, entrenados, cosa que no siempre ocurre, en principio parecería suficiente, aunque esto todavía está por determinar.

Para finalizar, hay que recordar que el Real Decreto 393/07, de 23 de Marzo, aprueba la Norma Básica de Autoprotección, que obliga a los titulares de determinados centros, establecimientos y dependencias, dedicados a actividades que puedan dar origen a situaciones de emergencia, a elaborar, implantar y mantener actualizado un Plan de Autoprotección, redactado por un técnico competente.

Desarrollemos más la cultura de la PREVENCIÓN y la AUTOPROTECCIÓN, como sinónimos de SEGURIDAD, para que tragedias de esta índole no vuelvan a producirse.

Mi más sincero pésame a las familias de Katia, Rocío, Cristina y Belén.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.