Aprendizaje de la falsa alarma en el accidente de avión de Canarias.

TEBMOR formación en emergencias:

1 de abril del 2014.

El pasado 27 de marzo, de 2014, se produjo un hecho curioso que causó un gran revuelo en general y, en particular, en el mundo de las emergencias.

Aproximadamente, entre las 14:30 y 15:00 horas (hora peninsular), desde la costa se veía, lo que parecía ser, un avión flotando en el mar. Esta situación, de emergencia clara, hizo que los compañeros del 1-1-2 de Canarias recibieran un gran número de llamadas telefónicas que alertaban de la situación, ante lo cual iniciaron rápidamente los protocolos de activación de medios y recursos para atender la grave situación de la que habían sido informados. Inmediatamente, el 1-1-2 de Canarias se puso en contacto con el Centro de Coordinación Aeroportuaria primero y con el Centro Control del Aeropuerto de Gran Canaria después, dando como resultado de estas comunicaciones la confirmación de la situación de emergencia.

Hasta aquí, a pesar de las críticas y burlas que, a posteriori y de manera oportunista, se han sucedido en los medios de comunicación y redes sociales, a pesar del erróneo enfrentamiento, que hemos podido presenciar, entre los organismos anteriormente citados por demostrar quién había confirmado dicha situación, he de decir que las actuaciones fueron totalmente correctas y necesarias. Es obligación de cualquier persona, que presencie o tenga conocimiento de una situación de emergencia, informar a los Servicios de Emergencia, a través del teléfono 1-1-2, para que se inicien los procedimientos encaminados a resolver o minimizar dicha situación. Tengamos en cuenta la buena fe de las personas involucradas y el hecho de que, a distancia, la imagen parecía lo que al final no fue.

Una de las funciones de los Centros Coordinadores de Emergencias 1-1-2 es informar sobre situaciones de emergencia que puedan producir alarma entre la población. El 1-1-2 centraliza dicha información, la trata de manera que no produzca situaciones de emergencia secundarias y la difunde, a continuación, el resto de medios de comunicación suele basarse en esta información en los primeros momentos.

Actualmente, las redes sociales han modificado, en parte, este proceso de información en emergencias, ya que ésta es cada vez más rápida, accesible y diversa, lo que en ocasiones enriquece la información y en otras la empobrece e incluso la vuelve peligrosa. Para dar solución a esto, muchos Servicios de Emergencia están presentes en redes sociales de forma oficial, entre ellos el 1-1-2, también hay campañas de concienciación, como por ejemplo #stopbulos de twitter,  hay equipos de voluntarios digitales "VOST", presentes en prácticamente todas las Comunidades Autónomas y a nivel nacional, además de múltiples profesionales del mundo de la emergencia que intentan aportar su granito de arena. De manera que, cada vez más y gracias a todos, la información en emergencias que fluye por la red es de mayor calidad, aunque queda aún camino por andar, todos debemos seguir aprendiendo para mejorar, y del hecho que nos ocupa podemos sacar un aprendizaje muy valioso.

Minutos después de la recepción de alertas, activación de medios, comunicaciones de confirmación, etc, concretamente a las 15:01 (hora peninsular), 1-1-2- Canarias difundió en twitter el siguiente mensaje:


Este mensaje, fruto del nerviosismo e incertidumbre del momento, con toda la buena fe y el afán de conseguir centralizar la información que seguro que ya se estaba extendiendo, no aportó ningún valor al objetivo que el 1-1-2 pretendía, la propia redacción del texto muestra la precipitación con la que fue escrito. Quizás otro tipo de redacción habría conseguido un efecto tranquilizador, o hubiera sido mejor esperar a la llegada de los primeros medios al escenario de la emergencia, el caso es que éste fue el punto clave de toda la polémica, puede considerarse un error, no pasa nada por admitirlo, el único que falla es el que actúa y tratando de ser empático no puedo más que entender y apoyar a la persona que lo escribió.

También hay que resaltar y valorar, como acierto, la rapidez con la que 1-1-2 Canarias desmintió la noticia 8 minutos después, a las 15:09 (hora peninsular), una vez tuvo información precisa de los primeros medios presentes en la zona, de manera que, por suerte, todo quedó en falsa alarma, no es la primera y adelanto que no será la última.


Estos mensajes no han sido borrados de la cuenta de twiter de 1-1-2 Canarias, lo cual es de agradecer, demuestra honestidad, profesionalidad y seguridad.

El aprendizaje que, los diferentes actores implicados en emergencias, podemos extraer de este hecho se resume en dos puntos, que en mi profesión como Bombero procuro tener siempre presente:

- Persigue siempre la eficiencia en el servicio, sin luchar por llegar el primero.
- Evita correr demasiado y consigue la celeridad máxima que también te permita pensar con claridad.

Sigamos mejorando juntos.

Por: Ignacio Tébar. @TebmorF

1 comentario:

  1. De acuerdo contigo Ignacio, a mi me molestó que intentaran ridiculizar a los implicados. fue una falsa alarma involuntaria, que sirvió ademas para practicar una activación de servicios de emergencia, de estas 100 mas! antes que un siniestro real. Un saludo

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.